Triunfar patinando

Cuando era pequeña, los patines estaban de moda. Eran unos instrumentos pesadísimos que te atabas con correas de cuero a las zapatillas. Recuerdo también que había dos clases: de ruedas de fibra y de ruedas de goma. Yo tenía los primeros que molaban más. Pero también eran más pesados y rodaban mucho más lento.

No me maté de milagro. Y también de milagro conseguí sobrevivir a aquella moda  y a mi adolescencia.

En fin.           

Años después me veo escribiendo sobre patines profesionales.

PATINES PROFESIONALES

Cuando el placer por patinar se ha adueñado de ti hasta tal punto que quieres convertirte en profesional del patinaje tienes que empezar a pensar en unos patines lo más perfectos posibles ya que van a ser no sólo una extensión de ti sino tu instrumento de trabajo.

Básicamente todos los patines se componen de:

-Bota

-Caña

-Plantilla o guía

-Freno

-Straps y cordones

-Sistema de rodamiento y ruedas

            La bota aunque puede estar fabricada por distintos materiales desde cuero rígido hasta plástico, cuero e incluso tela tiene que estar completamente adaptada al pie del patinador. Debe ajustarse a su horma para lo cual se han de realizar plantillas y moldes personalizados contando con todas las indicaciones que el deportista indique. Este aspecto es muy importante porque le procura una gran sensación de control y seguridad ganando así en confianza. Dentro de la bota suele existir un botín fabricado con materiales acolchados. Produce un ajuste aún mayor y tiene la ventaja de que puede extraerse y reponerse cuando se desgaste.

La caña o cuello sujeta el tobillo. En cuanto a su altura, considerando  que si es más alta más se restringen los movimientos y la inclinación, muchos profesionales prefieren que sea bajo o incluso sin cuello para mayor libertad y estabilidad. También depende del tipo de patinaje que se practique. En las modalidades de velocidad por ejemplo la altura es la justa para sujetar bien el tobillo. Si la caña es alta suele estar formada por dos piezas articuladas.

El chasis o guía está fabricada de aluminio extruido o  fibra de carbono. Es la zona donde se asienta la bota. Si es largo será más seguro pero menos maniobrable.

El freno suele ser un taco de caucho de alta calidad colocado en la parte posterior del patín. Puede quitarse cuando se desgasta. También puede no ponerse. Existen frenos de diferentes formas, las más comunes son  redondos y  en forma de cuña.

Straps y cordones  son los elementos que aseguran la correcta sujeción al pié. Los straps son cierres que ajustan un punto determinado, normalmente la parte alta con un cierre carraca y la del tobillo con otro de tipo TFS. Son rápidos de colocar pero no ajustan de una manera tan uniforme como las cordoneras. Aquí, el patinador profesional puede mostrar su creatividad ya que la gama de cordones es casi infinita: redondos, planos, de colores…

Los rodamientos y ruedas Según el estándar ABEC hay cinco tipos de tolerancia y precisión de los rodamientos de tipo rígido de bolas. Y en cuanto a las ruedas, pueden clasificarse por su dureza y por su diámetro. Una rueda blanda se agarra más pero sufre mucho más desgaste. Una rueda grande ofrece más velocidad pero menos maniobrabilidad.

Así que si quieres ser un profesional como Sheila Herrero (15 títulos mundiales, cuatro records del mundo) o Ronán Sánchez (miembro del equipo español de patinaje de velocidad) entrena a tope y nunca pierdas la fascinación por el mundo del patinaje.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s